Era octubre, otoño en Eslovenia, los colores amarillos, naranjas y verdes eran los predominantes en el paisaje de un día lluvioso, pero el clima no nos impidió disfrutar de uno de los paisajes mágicos.
Tuve la suerte de que mi amigo Esloveno me presentó a su amigo de secundaria, que era Argentino (de familia Eslovena) y se ofreció a llevarme a recorrer Bled y otros lugares cercanos en su auto.

BREZJE

Primero hicimos una parada express en este pueblito, para visitar la Basílica de Santa Maria Auxiliadora que es el Santuario nacional de Eslovenia. Lugar de peregrinaje de miles de fieles y que en mayo de 1996 tuvo la grata visita del Papa Juan Pablo II. La historia cuenta que en la pequeña capilla de una iglesia de Brezje se colocó un cuadro en óleo de María Auxiliadora y que a partir de 1863 fue testigo de numerosos milagros. Luego, se construyo la iglesia actual para que pudiera albergar a todos los fieles que llegaban y en 1907 se corono a la imagen de María Auxiliadora como madre y reina de los Eslovenos. Van a identificar el cuadro, ya que está en la capilla adornada con un gran borde dorado.

BLED

El lago con la iglesia en la isla y el antiguo castillo medieval caracterizan a Bled como uno de los lugares mas turísticos en Europa y se encuentra a 48km de la capital, Ljubljana.
Desde que vi en una fotografía el paisaje de Bled me enamoré, es simplemente hermoso. Recorrimos el borde del lago, donde decenas de patos y cisnes esperaban que los turistas le tiraran algo para comer smilegreen. El día seguía nublado y lluvioso pero aun así el agua reflejaba los arboles como un espejo. El lago es una formación glacial de miles de años.
Llegamos a donde comienzan los paseos de botes, parecidos a unas góndolas hacia la isla. Lamentablemente por cuestiones de tiempo no navegamos hacia ella. Pero sin dudas es un lugar para visitar ya que la famosa isla alberga la iglesia de la Madre de Dios (Virgen María) de estilo gotico – barroco. La entrada es de 3€. En la isla también hay una ermita, una gran escalera de 99 escalones, la capilla de nuestra Señora de Lourdes y la campana de los deseos que según cuenta la leyenda…
Había una vez una joven que vivió en el Castillo de Bled. Su marido fue asesinado por matones y echado al lago. En su memoria, la señora tomó toda la plata y el oro y mando a hacer una campana con ellos. Quería ofrecérsela a María, pero cuando la campana estaba siendo transportada a la isla, una violenta tormenta azotó y el barco desapareció en las profundidades del lago. En su tristeza, la viuda donó toda su fortuna para la construcción de una iglesia dedicada a la Virgen María en la isla de Bled y se retiró a un convento en Roma.
Después de su muerte, el Papa hizo instalar una nueva campana en la isla. Desde entonces, la gente ha estado pidiendo deseos y ayuda de la Madre de Dios.
El otro atractivo de la ciudad es el Blejski grad o Castillo de Bled, que es el mas antiguo del país, y lo que sorprende es que está en lo alto de un acantilado. Se puede ir caminando o en auto, la entrada es de 8€ y desde allá arriba, hay una excelente vista panorámica de todo el lago y de toda la ciudad. Hay un museo y un restaurante. Y si desean casarse también lo pueden festejar en el castillo.Guiño
Caminen por las calles de la ciudad y sorpréndanse a cada instante. Sino quieren andar a pie, hay un tren turístico que recorre la ciudad y cuesta 4€.

SLAP SAVICA

Luego de almorzar algo, de nuevo en el auto nos dirigimos a Slap Savica. Slap quiere decir cascada y es la mas famosa de Eslovenia. La entrada es de 2,5€. Hay que caminar por sendero por el bosque hacia el mirador. La dificultad es fácil-media, hay partes con escalones de piedra y la duración es de 20-25 minutos de ida. La cascada cae sobre una pared rocosa y tiene un salto de 78 metros de altura aproximadamente y no se si era porque estaba lloviendo, pero el color del agua era verde! increíblemente hermosa!

En la entrada, hay una tienda de souvenirs, un restaurante, una tienda de bebidas y helados y toilet. Hay que pagar estacionamiento.

De regreso a Bled hicimos una breve parada en el lago Bohinj en Ribčev Laz (antes que aparezca algún inspector y nos quisiera cobrar el estacionamiento). Donde desemboca un río, hay un puente de piedra y una iglesia. Les juro que todo me sorprendía, cada cosa que veía me parecía aun mas bonito y eso que estaba nublado, seguramente con sol lo seria mucho mas bonito Heart. Me tomé una foto junto a la estatua que yo pensé que era un ciervo, que en realidad es un rebeco o “gamuza”, que se llama zlatorog que envuelve una linda leyenda con sus cuernos de oro. Allí descansamos un poco y disfrutamos del tranquilo paisaje, y de otro lago que parecía un espejo por su transparencia.

slovenia

Y para concluir el paseo, volvimos a Bled, fuimos al famoso café con terraza, al lado del lago, donde comimos Blejske Kremna Rezina, el típico postre amarillo. riquísimo!!. Al lado, está la secretaria de turismo por si necesitan información y mapas.

Luego regresamos a Ljubljana y en la medianoche, me tomé un tren nocturno hacia Munich (Alemania). Espero volver algún día a Eslovenia que, sin dudas, me sorprendió en paisajes y en la calidez de su gente. Agradecimientos especiales a Marjan y Matjas por el tour y las recomendaciones.

OTROS DATOS

  • Para mas info: slovenia.info
  • Otros lugares para visitar son la garganta Vintgar y el teleférico de Vogel.
  • Desde Ljubljana se puede ir en tren o en bus.

Written by Lore Pilq

TRAVEL BLOGGER FROM BARILOCHE – ARGENTINA.

Deja un comentario