Nuestra Historia
Los Quilmes habitamos este territorio desde hace miles de años. Pertenecemos a la Nación Diaguita y nos caracterizamos por ser cazadores-recolectores, agroalfareros y pastores.
Fuimos guerreros en la defensa de nuestro territorio, pero no expansivos sobre territorios de otros pueblos.

La expansión Inca, después del 1400, pasó por nuestras tierras y dejó su impronta en la arquitectura, en algunas costumbres y en el idioma (el quechua) que, junto con la imposición del idioma español, produjo la perdida de nuestra lengua originaria, el kakan, del que solo nos quedan algunas palabras.

En el año 1535 comenzó la conquista y, a la vez, la gran resistencia de 130 años de un conjunto de pueblos de los Valles Calchaquíes. En estos años hubo tres grandes levantamientos: el primero, en 1562, liderado por el cacique Calchaqui; el segundo, el 1630, liderado por el cacique Chelemin o Chalemen; y el tercero, en 1656, liderado por el falso inca Pedro Borquez.

En 1665 se produjo el gran extrañamiento de los pueblos calchaquíes hacia diferentes lugares de lo que hoy es la Argentina.

Los Quilmes fuimos los más castigados. Un grupo fue trasladado forzosamente a la provincia de Buenos Aires, actualmente a la localidad de Quilmes.

A pesar de numerosas crónicas que refieren a nuestra extinción en el año 1666, lo cierto es que los Quilmes jamás dejamos de existir. Como testimonio de esto, la corona española nos entregó una “Cédula Real“, en el año 1716, en la que nos reconoce la propiedad del territorio en el que vivimos.

Las investigaciones históricas y los testimonios ancestrales demuestran que, desde 1770, los terratenientes avanzaron sobre tierras de los Quilmes y los Amaichas, quienes lograron mantener hasta la fecha parte del territorio comunitario en la banda este del río Yokavil (río Santa María); mientras que nuestro territorio, situado en la banda Oeste del mencionado río fue inscripto en el registro de la propiedad de la provincia de Tucumán a nombre de los usurpadores con títulos falsos de desmedro de los Quilmes, que los reclamamos hasta la actualidad. A partir de ese momento comenzó nuevamente el sometimiento de nuestro pueblo, obligándonos a trabajar para ellos en forma gratuita a fin de pagar el uso de nuestras propias tierras para poder permanecer en el lugar; también, debíamos entregar al supuesto patrón las 2/3 partes de nuestras cosechas o el 50 por ciento de la cría anual de animales.

“Bajo cuyos limites damos la posesión Real, temporal y corporal al susodicho Cacique, para él su indiada, sus herederos y sucesores. Y ordenamos al gran Sánchez que está a siete leguas de Tucumán abajo; deje venir a los indios que les encomendaron por el referido tiempo de diez años, para que instruidos volviesen todos a sus casas como dueños legítimos de aquellas tierras, para que las posean ellos y sus descendientes”.

Extracto del texto de la Cédula Real

La Situación Actual

En el año 2006, con la reforma de la Constitución, la provincia de Tucumán reconoció la preexistencia étnica, la posesión de las tierras y los territorios tradicionales de los pueblos originarios. Sin embargo, en estos últimos tiempos los Quilmes enfrentamos otro problema: el parcelamiento y la venta de nuestro territorio por parte de los supuestos dueños y la disputa con el Gobierno provincial por la expropiación y la privatización de nuestra Ciudad Sagrada; junto al saqueo y contaminación de nuestros recursos naturales por empresas mineras transnacionales.

El 28 de noviembre de 2007 realizamos un corte de acceso a la Ciudad Sagrada. El 13 de Diciembre se desalojó por la fuerza pública al señor Héctor Cruz, quién detentaba en forma ilegal la concesión. El 9 de Enero de 2008, en ejercicio de nuestros derechos, hicimos la toma espiritual de la Ciudad Sagrada con una ceremonia a la Pachamama. Desde el 10 de Enero custudiamos nuestro sitio sagrado y habilitamos el paso en forma regular.

El 25 de Junio, por una orden arbitraria de un juez provincial, quisieron desalojarnos para entregarle al señor Cruz el predio para que continúe con la explotación. Luego de nuevos reclamos judiciales, movilizaciones y resistencia, volvimos a reivindicar nuestros derechos sobre nuestra Ciudad Sagrada. El juicio del Estado provincial en contra nuestro por “usurpación” de nuestras propio territorio continúa.

Nuestra Ciudad Sagrada

Está ubicada en las estribaciones del cerro del Cajón, del Valle Calchaquí, departamento Tafí del Valle, Tucumán, a 180km de San Miguel de Tucumán. La Ciudad Sagrada del Pueblo Quilmes ofrece al turista una arqueología de imponente significación y belleza al pie del cerro, impregnada de misterios, mitos y leyendas. Todos ellos enmarcados en un clima seco de altura con cielos de asombrosa pristinidad que permite al visitante disfrutar del firmamento en todo su esplendor estelar diurno y nocturno, con una temperatura promedio anual de 27ºC y una altitud de 1800 metros sobre el nivel del mar.

Nuestra organización politica

La Comunidad India Quilmes, comenzó a conformarse a mediados de lso años 60. Actualmente, la componen catorce comunidades de base: El Paso, Los Chañares, El Carmen, Quilmes Bajo, Quilmes Centro, Rincón de Quilmes, Las Cañas, El Bañado, Anjuana, Talapaso, El Pinchao, Colalao del Valle, El Arbolar y Anchillo; y hoy es miembro de la Unión de los Pueblos de la Nación Diaguita. La autoridad Legal es un Cacique o Curaca. La unidad de Gobierno es un Consejo de Delegados conformado por 28 miembros (dos representantes por cada comunidad de base). La autoridad máxima es la Asamblea General Comunitaria. En la actalidad, estamos trabajando para conformar nuevamente nuestros Consejos de Ancianos, de Jóvenes y de Mujeres.

Fuente: “Ciudad Sagrada de los Quilmes” de la Comunidad India Quilmes.

Written by Lore Pilq

TRAVEL BLOGGER FROM BARILOCHE - ARGENTINA.

Deja un comentario