Desde Purmamarca, en la provincia de Jujuy en Argentina, salen los tours para ir a las Salinas Grandes, que como su nombre lo indica es un gran desierto de sal.
Estos tours salen a diferentes horarios del día y cuestan $70 (Arg) o lo que es igual a 10 dolares apróx y como mínimo se requieren 4 personas o hasta que llenen la camioneta. La otra opción es ir en taxi que cobra el viaje $280 aprox = 40 dolares aprox.
Esa mañana me levanté temprano para contratar el tour, que parten a una cuadra de la plaza. Eramos yo y otra chica de Rusia y nadie mas, por lo que nos dijeron que teníamos que esperar un poco hasta reunir al menos 4 personas. Así que decidí ir a comprar algo de agua y de paso recorrer otra vez las calles del pueblito.
Volvimos una hora después y todavía no había nadie. Así que nos dijeron una hora mas. Como era temprano (10 am) no me importó seguir esperando un rato mas.
Por fin a las 11:30 hs llenaron la camioneta y empezamos el recorrido. El camino es genial, con paisajes típicos de la puna.
Muchos cardones o cactus, hasta que comienza la Cuesta de Lipán que es un camino zigzagueante y todo asfaltado, yo diría que es el mas famoso del país, al final de la subida nos detuvimos a tomar la típica fotografía.
Luego continuamos, el camino seguía sorprendiéndonos con cerros que se pintan de colores, vimos llamas, vicuñas, cabras, etc.
Llegamos a un punto donde estábamos a 4170metros! En ese punto nos detuvimos otra vez, hay un pequeño hito donde indica la altura, y allí mismo hay un par de artesanos, sentados con sus creaciones en piedras. También pudimos ver el cerro mas alto El Nevado, cuya cumbre todo el año tiene nieve.
A la señora, que tenia al lado, le dolía la cabeza por la altura. A lo largo de este viaje nunca me habia afectado la altura, pero esta vez me sentí un poco descompuesta, o tal vez fueron tantas curvas del camino, por suerte nada grave. Como ya comenté en otros posts los lugareños comen hojas de coca para “no apunarse” o sufrir el “mal de altura”. Para evitarlo es recomendable tomar mucha agua y hacer movimientos lentos.
De repente se comienza a ver ese desierto blanco, el salar, ahí estuvimos una hora mas menos, sacando muchas fotos, las típicas que no pueden faltar: saltar en el aire y jugar un poco con la perspectiva.
En ciertos sectores están los piletones de extracción con sus aguas heladas, de donde los trabajadores obtienen la sal. A lo lejos está la fabrica donde se procesa la sal y se pueden ver a todos los camiones transportadores llevando la carga.
En las salinas también hay artesanos, estos están un poco mas protegidos del sol, tienen puestitos con techos en tela, pero tampoco se les puede ver ni los ojos.
El tiempo total de la excursión: 3 horas apróx.
Volvimos a Purmamarca y el camino de vuelta tampoco tiene desperdicio ya que se ve totalmente diferente, busqué mi mochila que había dejado guardada en el hospedaje y me subí al bus hacia el pueblo de Tilcara a una hora de distancia.
OTROS DATOS
  • Llevar sombrero o gorro, anteojos de sol y filtro solar.
  • La mejor hora para realizar la visita a las salinas es la mañana ya que por las tardes el sol, puede ser realmente nocivo para la salud.
  • El camino esta en muy buenas condiciones y ademas es todo asfaltado. No hay servicios de ninguna clase en el camino, asi que proveerse de lo necesario (comida, agua, combustible para el auto, etc)
  • Por este camino se realiza el cruce a Chile por el paso de Jama.

Written by Lore Pilq

TRAVEL BLOGGER FROM BARILOCHE – ARGENTINA.

Deja un comentario