Cuando la tracción a sangre dejó de ser el único medio de transporte en nuestra región, a Bariloche. comenzaron a llegar los primeros vehículos que revolucionaron la forma de trasladarse de un lugar a otro. La tecnología de la época, permitió reducir notablemente el tiempo que llevaba cubrir las largas distancias que separaban a la ciudad de otros lugares. 
En el año 1912 y ante la mirada atónita de los pocos vecinos que vivían en el pueblo (1250 habitantes) llegaron los primeros 3 Mercedes Benz de uso oficial, su propietario el Dr. Jarred Jones.
Ya en Octubre de 1913, el Gobernador de Neuquen, Don Eduardo Elordi, recibe la noticia de que en los primeros días de Diciembre, visitaría la región el ex-presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt y que junto a su comitiva, llegaría a Bariloche en automóvil desde Chile con destino en la ciudad de Neuquen. La ruta que por ese entonces era obviamente de tierra y su estado no era el adecuado para recorrerlo en automóvil. Fue asi que el Gobernador de Neuquen pidió ayuda al Director de la cárcel de la ciudad capital y durante semanas, los presos trabajaron arduamente para reacondicionar esa ruta.
La comitiva de Roosevelt, conformada por 4 vehiculos llegó el 1º de Diciembre de 1913 a nuestra ciudad. Esa misma tarde, luego de un breve descanso, partieron rumbo a Pilcaniyeu, recorriendo las ciudades de Mencue y Senillosa, hasta a la ciudad de Neuquen. El viaje duró solo 36 horas…
Dos años mas tarde, (1915) un joven emprendedor, Jarred Jones, funda la primer compañía de transporte de Bariloche. Su nombre “La Veloz”. Su recorrido: Bariloche – Neuquen: (ciudad en la que los pasajeros hacían transbordo con otras empresas nacionales) para llegar a la ciudad de Buenos Aires. Esa misma compañía realizaba  viajes y combinaciones con empresas Chilenas, para arribar a ese país.
El turismo motorizado haría su arribo recién en 1917, es decir 7 años mas tarde de la llegada del primer automóvil a Bariloche. 
Emilio Morales dejó la registrada la llegada de los 2 primeros automóviles de turistas particulares que arribaron a nuestra ciudad. No existen datos filiatorios de quienes venían dentro, pero si que fue durante ese año, el primer arribo de turistas a bordo de un vehiculo automotor.
Por ese entonce, Don Primo Capraro, era nombrado agente oficial de la fabrica automotriz de origen estadounidense Ford. Asi llegaron a Bariloche los primeros 14 automóviles que Capraro puso en venta en nuestra ciudad. Otros de los pioneros en el transporte fueron Manuel Castro Rivero por 1921 se transformaron en los primeros camioneros de nuestra zona.
La llegada de los primeros Ómnibus
Irrumpe por esa época en nuestra ciudad, la primer empresa de ómnibus denominada “El Serrano” propiedad de Don Primo Silvetti y Antonio Secco, cuyo primer conductor seria un inmigrante de origen italiano: Don Alfredo Bernabei.

 

No pasaron muchos años para la llegada de una nueva empresa de transporte de colectivos. Asi en 1930 se funda la compañia “Los Lagos” de Justo Jones. El recorrido de la empresa era Bariloche-Zapala con una duración de 9 horas y media de recorrido y una parada en un pequeño paraje denominado San Martín de los Andes.
“Los Lagos”, se dedicaba casi exclusivamente al transporte de pasajeros para realizar excursiones turísticas por nuestra zona. Esto que hasta el año 1940, fecha en la cual el turismo en la región  comienza a ser administrado por Parques Nacionales
En el año 1938 la empresa CITA, se encargaba de las excursiones en el recorrido Llao y Bahia Lopez.
Años mas tardes hace su aparición la empresa Perito Moreno, dedicándose a realizar algunas lineas turísticas y el recorrido por la zona urbana de nuestra ciudad. Ya mas cercano al Bariloche de hoy, le sucedieron la empresa Mercedes, dedicada al transporte urbano de pasajeros. En 1982 inicia si recorrido urbano empresa 3 de mayo y 5 años mas tarde la Cooperativa de transporte Codao.
Primer tren a Bariloche
El 6 de Mayo de 1934 fue la fecha determinada como el arribo del primer tren a San Carlos de Bariloche. Solo llegaron 3 vagones de pasajeros haciendo flamear en el frente de la maquina una flamante bandera Argentina.
De esta manera y por primera vez en la historia de nuestra ciudad, se lograba la vinculación de la zona cordillerana con la costa Atlantica, así el comercio y el transporte ya no seria igual.
El proyecto de la construcción del ferrocarril fue presentado en 1906 (4 años antes de la llegada del primer automóvil) y fue relevante la participación de conocidos personajes de la época  Tal es el caso de Ezequiel Ramos Mejia, Ministro de Obras Públicas, el Geologo Bailey Willis y el Ingeniero Emilio Frey. Ezequiel Bustillo por su parte (presidente de Parques Nacionales) también promovió la obra que en varias oportunidades se vio interrumpida por falta de presupuesto. Finalmente y ante la insistencia de los generadores de este importante proyecto, el gobierno nacional decide contratar a la empresa británica “Ferrocarril del Sud” para finalizar la obra. Para 1933 el puente sobre el rio Pichi-Leufú ya se había construido y se habían iniciado las obras de construcción del puente sobre le rio Ñirihuau. No faltaron los festejos, el asado criollo y una multitud de vecinos (casi 5000 vivían en el pueblo por ese entonces) aplaudiendo la llegada de esa primer locomotora que traia a bordo al Arquitecto Alejandro Bustillo quien apoyo su pie en el escalón del vagón, luciendo ante la multitud el boleto que lo acreditaba como primer pasajero.
El dia que llegó el primer avión 
Esto ocurrió en noviembre de 1921. Para muchos fue la primera vez que veían una de estas maquinas en la zona.
Estaba piloteada por su dueño, el mayor Kingsley, de la Real Fuerza Aérea Británica quien aterrizo en la estancia El Condor.
Sus pasajeros fueron el corresponsal del diario La Nacion, Guillermo Estrella, Emilio Morales del diario La Razón y el doctor George Newbery, quien fletó el avión para ver a su hijo enfermo, quien residía en dicha estancia.
Fuentes: Archivo Visual Patagonico.
Suplemento ABC. SC  de Bariloche.

Written by Lore Pilq

TRAVEL BLOGGER FROM BARILOCHE - ARGENTINA.

Deja un comentario