Bus desde Villa de Leyva, hasta Tunja y desde aqui a San Gil, en Santander, Colombia, un poco mas de 4 horas. Nos alojamos en la casa de Andres un chico de couchsurfing, que estaba a unos kilometros del pueblo en el medio de la “selva”, todo muy rustico y lindo. 

Pero esa noche fue de terror, ya que nos quedamos solas porque él trabajaba, y esos dias oscurecia a las 6pm, me estaba bañando y se cortó la luz, empezamos a escuchar los ruidos de la naturaleza, grillos, palomillas, veiamos luciernagas, etc, se largó a llover con relampagos y ademas mi amiga tenia murcielagos sobre el techo de su cama. Hicimos unos fideos como pudimos y nos fuimos a dormir a las 7pm esperando a que llegue el chico. Se notó mucho que eramos chicas de “ciudad” jaja.

Al dia siguiente desayunamos un “tinto”, en Colombia le dicen asi al café y nos fuimos al centro. San Gil es turistico. El pueblo cuenta con todos los servicios que necesita un viajero. Hay hosteles en plena plaza, bancos y ATM (cajeros automaticos), supermercados, cybers, restaurantes, transporte publico (busetas = buses) todo al alcance de la mano.

Visitamos su mercado en donde probamos un jugo de lulo y un salpicón, muy rico. Allí venden frutas, verduras y carne que la gente local compra. Si quieren degustar algo diferente: la especialidad de la casa son las hormigas culonas, incluso pasamos por enfrente de una tienda que las vendian en bolsitas. Nosotras no nos animamos 😛

Actividades para realizar: de aventura todas (rafting, caminatas, cabalgatas, se puede ir a la cueva del indio, parque gallineral, etc).

Visitamos el Parque Natural las Cascadas de Juan Curi, que a lo lejos parecia el “mini salto del angel”. Se llega tomando una buseta desde el centro de San Gil y unos 40 minutos de viaje (el camino tiene muchisimos baches y curvas, pero a los conductores deno les importa mucho porque aun asi no bajan la velocidad). Hay dos entradas privadas por las que hay que pagar para pasar al sendero. Es una caminata de 20 minutos en subida, por la selva y bordeando un arroyo. En un trayecto tuvimos que sacarnos el calzado, pero solo el agua nos llegaba a los tobillos. Vale la pena porque es una linda cascada!

El dia 3 visitamos Barichara, un pueblo cercano a 40 minutos de San Gil en buseta. Un pueblo parecido a Villa de Leyva pero a la vez tambien unico. Su color predominante era el naranja, los techos, las calles, la tierra y de fondo el color verde de la selva, muy tranquilo y hermoso con un aire familiar. No teniamos mapa ni nada, solo caminamos por ahi. Hay un mirador y una iglesia muy antigua en la cima de una colina. Recomendado! Desde Barichara se puede realizar una caminata de 2 horas hacia un pueblito en medio de la selva que se llama Guane. Almorzamos un menu corriente y volvimos a San Gil.

Desde San Gil, fuimos a Cúcuta en la frontera Colombiana, nueve horas de viaje durmiendo en el bus por caminos con muchas curvas y ademas el chofer manejaba como un loco.

DATOS:

  • Busetas son los buses publicos y son pequeños, y hasta que no lo llenen de gente no parten. Y la costumbre es pagar al bajar.

Written by Lore Pilq

TRAVEL BLOGGER FROM BARILOCHE – ARGENTINA.

Deja un comentario