Después de visitar las increíbles Cataratas de Iguazú, en la provincia de Misiones en Argentina, seguí mi viaje hacia el sur a San Ignacio (a 5 horas en bus desde la terminal) para visitar las ruinas mejor conservadas en el país, del asentamiento de los primeros colonizadores a la región.

En el camino podes observar las cientos de plantaciones de yerba mate y madereras que son las industrias mas importantes de la zona.
Generalmente no recomiendo alojamientos, pero el Adventure Hostel es uno de los mas lindos en los que estuve, con piscina y un gran espacio verde, perfecto para esos días de mucho calor.
Allí conocí a tres viajeros mas, así que pasamos tres días. Es un pueblito chico, muy tranquilo y ordenado, sus calles de tierra colorada me encantaron.

LAS RUINAS DE SAN IGNACIO MINI

Allí la compañía de Jesús fundó las misiones jesuiticas Guaranies entre los años 1609 y 1818. También abarcaron los actuales territorios de Paraguay y Brasil. En 1984 fue declarada, por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad.

Se encuentran ubicadas en el medio de pueblo. Hay que pagar una entrada, que es valida por 15 días y también te sirve para recorrer otras ruinas como la de Nuestra Señora De Loreto, Santa Ana y Santa Maria (son las que conforman los 4 conjuntos jesuitico Guaranies).

Para entender mejor lo que se está viendo, es importante recorrerlas con los guías del lugar, que incluye la entrada y que están determinados a ciertos horarios.
Había muchos turistas que llegaban en tours contratados desde Pto Iguazú, pero creo que eramos los pocos que estamos ahí por nuestra cuenta.
La conservación es mucho mejor en las de San Ignacio, pero también si tienen tiempo pueden recorrer las otras, eso hicimos nosotros. Como eramos 4 la alternativa mas conveniente fue tomar un auto (negociar con el chófer) ahí en la terminal, que nos llevo y nos esperó en la entrada de cada una. No hay buses que te llevan a las ruinas, ya que te dejan en la ruta y después hay que caminar bastante, por lo que no es recomendable. Ademas todos te lo dicen.
No se desilusionen si no ven demasiadas ruinas, lo mejor esta en la historia que te cuentan las guías.
SAN IGNACIO

PARQUE PROVINCIAL DE TEYÚ CUARÉ

Desde el “centro del pueblo” hay unos 7 km aprox, decidimos hacerlos en bicicleta que nos alquilaron en el hostel, también hay otros lugares que las alquilan, ademas también de querer venderte la excursión en jeep, paseos en kayak, etc, etc.
No hay rutas, solo caminos de tierra colorada, cuyo color es por el hierro que hay en ella. Así que fue muy divertida la experiencia.

Llegamos, después de 1 hora mas o menos de pedalear, nos recibió el guardaparque que nos recomendó dejar las bicicletas y hacerlo a pie, había varios senderos en los cuales caminar por la selva y para poder observar los distintos miradores del Río Paraná.
En el medio está la Casa de Bormann, según cuentan fue la casa de un nazi, que escapó de Europa y se refugio allí. Hoy solo quedan las ruinas.
A la tarde, la lluvia nos agarró, salimos de ahí, de noche, la selva de noche es muy temerosa, se escuchan muchos sonidos de animales…y ademas solo teníamos la luz de los relámpagos y rayos de la tormenta. Fue otra experiencia de locos, pero divertida!

ATARDECER EN EL PARQUE

  • La casa de Horacio Quiroga: Famoso escritor Uruguayo, que vivió en San Ignacio. Su inspiración en sus relatos, fue la naturaleza que lo rodeaba en Misiones. Yo no fui, pero tambien es uno de los atractivos.
  • Probar el Pacú y también El Dorado. Son pescados deliciosos típicos del Rio Paraná!
 Después seguí hasta Posadas, la Capital de la provincia de Misiones, pero solo recorrí la costanera, y vi el enorme puente que la une con Paraguay. Después de eso no me pareció nada linda.

Written by Lore Pilq

TRAVEL BLOGGER FROM BARILOCHE - ARGENTINA.

Deja un comentario