Este santuario se encuentra en Ipiales, Colombia en cercanías a la frontera con Ecuador. Es una iglesia de estilo gótico del siglo XIV, de color gris y blanca, construida sobre el borde de un acantilado sobre el río en honor a Nuestra Señora de las Lajas.

Nuestro viaje en bus desde Cali a este pueblo fue de 10 horas e hicimos una parada en este lugar por recomendación de otro viajero. El clima en esta zona había cambiado, del calor habíamos pasado al frío y lluvia.

Llegamos a la terminal, allí tienen un guarda equipajes, a 1 dolar aproximadamente. Luego de dejar nuestras mochilas, desayunamos ya que eran las 7am y desde ahi nos tomamos un taxi por puesto.

El recorrido es de 7km desde la terminal pero el taxi y todos los autos te dejan a 1km de la iglesia, porque el camino asfaltado es con mucha pendiente, por lo que hay que hacerlo caminando. Igualmente es un recorrido apto para todo publico.

Era un dia martes, pero a esa hora había una misa. La arquitectura en su interior es en dorado. También tiene un puente que cruza el río con estatuas en cemento.

La peregrinación son todos los 16 de septiembre donde miles de fieles se acercan al lugar. Cuenta la historia que la virgen se aparecio misteriosamente impresa sobre una piedra laja casi en el fondo del abismo.

También se puede observar una hermosa cascada que cae a lo lejos. Todo el lugar en muy hermoso.

Hay unos puestitos para comprar algo de comida, nosotras tomamos otro café, con vista a la iglesia.

 En el momento que fuimos había un proyecto que anunciaba que iban a construir un teleferico.

Volvimos a la terminal del mismo modo y nos fuimos en buseta a la frontera con Ecuador que se encuentra a unos 2km, Una de las fronteras mas tranquilas y seguras de este viaje. Sellamos pasaportes y cruzamos el puente caminando, nuestro próximo destino era Tulcán en Ecuador.

OTROS DATOS

  • Los taxis por puestos cuestan casi lo mismo que una buseta local (ambos aprox u$s1), ademas son mas rápidos ya que al conseguir 4 pasajeros parten, en cambio hasta no llenar las busetas no salen.
  • Lo poco que vimos del pueblo se veía muy pintoresco por lo que vale la pena pasar un dia al menos para descansar.

Written by Lore Pilq

TRAVEL BLOGGER FROM BARILOCHE - ARGENTINA.

Deja un comentario