Yavi es un pueblo detenido en el tiempo, esta ubicado a unos 16km de La Quiaca, (limite con Bolivia) en la Provincia de Jujuy, Argentina.
Sus casas de adobe lo dicen todo. Todo su paisaje alrededor me hizo acordar a mi querida Patagonia, con pastizales bajitos que cubren sus cerros y su clima frio. Es un lugar para relajarse y encontrarse con si mismo lejos de todo ruido y de todo el mundo.

Llegamos una tarde (yo y un grupo de viajeros que iban a cruzar la frontera con Bolivia al día siguiente).

Veníamos desde Iruya de un viaje cansador, de unas 5 horas, en la terminal de buses de la Quiaca, allí nos indicaron que a unas 4 cuadras se tomaban los taxis para ir a Yavi (ya que desde la terminal pueden cobrarte una fortuna), como eramos un grupo de 10 personas unas personas locales nos consiguieron una camioneta en donde entramos todos, terminamos pagando 8 pesos Argentinos cada uno (hay que negociar).

El hostel en el que dormimos estaba a la entrada del pueblo y que también es un restaurante, y según nos dijeron, eramos los primeros de la temporada.

Esa noche, fue una noche de lectura, de juegos de mesa, de una cena grupal de guiso de lentejas y milanesas, de una ducha caliente y a dormir. El frío se hacia sentir y estábamos a finales de Diciembre!.

IGLESIA DE SAN FRANCISCO

 

Al día siguiente, decidí recorrer sola un poco el pueblo. Visité la casa del Marqués, si si de un marqués, que ahora es un museo, que encierra una linda historia de amor y la iglesia de San Francisco (que se encuentra al lado) con su decoración casi toda en laminas en oro en su interior. Fue interesante conocer la historia de este pueblo ya que en tiempos coloniales del Virreinato del Río de la Plata, fue un importante punto estratégico y campo de batalla.

Caminé por sus calles empedradas y llegué a un mirador que daba hacia al rio. Desde allí se observa un Yavi totalmente distinto, un oasis, con un angosto rio atravesando verdes arboles, tierras de cultivo, cerros y el pueblo de fondo, alli me detuve dejandóme llevar por la tranquilidad y el silencio, de un pueblo detenido en el tiempo.

 

OTROS DATOS

  • No hay buses locales que van desde La Quiaca a Yavi, solo hay taxis. Si estas en grupo es mas fácil ya que pueden cobrarles unos 40 pesos argentinos el viaje (7 dolares aprox). Si estas solo y poco presupuesto, trata de hablar con la gente del lugar, ya que se pueden compartir los taxis y así reducir costos.
  • La oficina de turismo esta también en la entrada del pueblo. A unos metros del hostel en que dormimos.
  • Si no tenes mucho tiempo disponible: Mediodía esta perfecto para visitar este pueblo.
  • Si tenés mas tiempo podes ir a Yavi Chico, otro pueblito pintoresco y a laguna Colorada en el Cerro Los Siete Hermanos a 5 km, donde hay petroglifos. Para ello hay que contratar una excursión y depende si el camino esta en buenas condiciones.

Las tipicas casas de adobe (barro)

Written by Lore Pilq

TRAVEL BLOGGER FROM BARILOCHE - ARGENTINA.

Deja un comentario